En una entrevista para el canal «Fox News», su medico particular George «Nick» Nichopoulos, ha declarado que el «rey del rock», Elvis Presley, sufría una dolencia hereditaria llamada parálisis del intestino, la cual podía haberse tratado con cirugía, pero fue el propio Elvis quien se negó a pasar por el quirófano.

«Elvis se sentía avergonzado, tenía accidentes en el escenario. Tenía que ir a cambiarse de ropa y volver debido a los tratamientos que aplicábamos para tratar su estreñimiento», afirma Nick.

El doctor Nichopoulos, quien estaba con el cantante cuando murió -se encontraba en el retrete- está convencido de que «si se le hubiera hecho una colostomía, Elvis probablemente todavía estaría aquí», y ha publicado un libro para explicar la evolución de la enfermedad del cantante.

La obra se llama «El Rey y el doctor Nick», y en ella el médico cuenta los detalles de su relación con Elvis y el tratamiento de su dolencia, incluso más allá del fallecimiento del cantante: «No nos dimos cuenta hasta la autopsia de que su estreñimiento fuera tan grave».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.