Lily Allen | todoRock.pe Lily Allen tiene apenas 23 años, su talento y su primer disco Alright Still la han hecho famosa, sinembargo ella no se toma tan a pecho ese rotulo.

Aunque no quiera crear controversia, sí que lo logra. El año pasado después de perder un embarazo terminó con el fundador de Chemical Brothers, Ed Simmons.

En su Myspace y en las entrevistas que concede a los distintos medios la londinesa no se calla nada a la hora de opinar de sus colegas, de Kate Moss dice que «es un mal ejemplo», de Courtney Love: «una noche con ella me hizo entender por qué Kurt Cobain se suicidó» y de Victoria Beckham que es «demasiado flaca y no tiene talento».

Lily habló también hablo sobre su próximo disco, It’s Not Me, It’s You, que abunda en melodías cautivantes, letras irreverentes y una mirada provocadora sobre su vida sexual, así como observaciones sobre drogas como en Everyone’s At It.


Lily Allen Lenceria | todoRock.pe

A continuación reproducimos la entrevista:

¿Te preocupa el hecho de que tu nueva música pueda parecerle demasiado escandalosa a algunas personas?

No, no pienso en eso cuando escribo los temas. No me importa si la gente tiene algún problema con lo que escribo porque no tengo nada que defender. Pero si la gente escucha algo y quiere sacar sus propias conclusiones, puede hacerlo y lo va a hacer. Si la gente es lo suficientemente inteligente como para escuchar con atención y formarse una opinión, entonces es genial. Si no lo hace es problema suyo. Van a ir por la vida odiando a los demás, y son ellos los que van a ser infelices, no yo.

En tu página de MySpace escribiste: «La mayor parte de la gente no sabe hacer el amor»

Es probable que yo no sepa hacer el amor. Sólo sé que la gente no es tan buena en lo que respecta a hacerme al amor a mí. (Se ríe) No estoy diciendo que yo sea una amante genial.

Tu franqueza a veces redunda en algunas declaraciones temerarias. Se dijo que habías afirmado que las Pussycat Dolls eran un mal ejemplo para las chicas y que se vestían como bailarinas de striptease. Estoy segura de mucha gente coincide con vos, pero creo que no muchas estrellas se habrían animado a decirlo.

Lo dije porque pienso que es un mensaje terrible, y no sólo para las mujeres jóvenes, sino también para los hombres jóvenes. Que ellos crean que así son las mujeres en la vida real es una idea repugnante. Creo que la cultura de la fama es pésima.

Una de las recientes tormentas que viviste fue el encuentro con Elton John en la entrega de los premios «GQ Men of the Year» en Londres. Se dijo que te habías enojado porque Elton te había dicho que no tomaras tanto. Los diarios publicaron que tu respuesta había sido: «Tengo cuarenta años menos que tu y toda la vida por delante.»

La verdad es que no fue así. Todd, mi representante, trabaja mucho con Elton, que el verano pasado me prestó su casa en el sur de Francia. Hablamos todo el tiempo y por el tipo de relación que tenemos sería impensable que nos peleáramos en el escenario ante mil personas. Es un tipo muy simpático, como también su pareja, David Furnish. No fue una pelea, sino sólo un momento divertido. Estábamos bromeando, pero se lo pintó como otra cosa. Algunos periodistas sensacionalistas lo convirtieron en otra cosa para vender diarios. Mi vida no es una especie de vacío que todos pueden llenar a su antojo y me fastidia mucho que algunos asuman que lo es. Mi vida no es A+B=C.

¿La fama te resulta insoportable con tanto revuelo y tanta atención por parte de la prensa?

No voy a decir que me resulta insoportable porque paga mi casa, el alimento de mi perro y los discos que compro. Pero tiene sus desventajas. Todo trabajo bien pago tiene sus desventajas.

¿Leés los diarios sensacionalistas?

Sí. No los compro, pero los leo en la sala de espera del médico o cuando los veo en algún otro lado. A veces la gente me cuenta lo que se escribe sobre mí, y como por lo general salgo en los diarios todos los días es difícil evitarlos. De todos modos, trato de no leer lo que se escribe sobre mí, aunque es difícil cuando recibo mensajes de texto de amigos que me preguntan si estoy bien. Yo contesto: «Sí. ¿Por qué?» A veces se escriben cosas increíbles sobre mí o sacan de contexto muchas de las cosas que digo. Hay una versión caricaturesca de mí y una versión real. Yo conozco mi versión real. En su mayor parte, el público ve la versión caricaturesca, y yo no soy esa.

Volviendo al disco, ¿en qué te inspirás para escribir los temas?

No es algo que pueda forzar. Tengo que esperar que el tema se presente, y las ideas pueden ser pocas y muy separadas entre sí. Con este disco me tomé mi tiempo. No escribí miles de temas para luego empezar a seleccionar.

¿Escribirlo fue fácil?

No, en absoluto. Si las cosas no se dan con facilidad o si no me siento bien de inmediato con algo, me irrito y por lo general renuncio. Por eso abandoné tantas escuelas: nunca sentí que encajaba, de modo que me iba o me metía en problemas para que me dijeran que me fuera. Lo mismo pasa con la música. Es muy difícil porque me pongo mal cuando las cosas se me complican y no puedo salir de la parálisis creativa. Por lo general me lleva a abandonar el proceso por un tiempo.

¿Cuando necesitas una nueva perspectiva creativa te vas a algún lado?

No, porque cuando escribo y grabo no estoy en casa, de modo que cuando necesito un descanso lo que hago es irme a casa y descansar ahí.

¿Las ideas se te ocurren con más facilidad cuando no lo intentas?

En la primera etapa de este disco hicimos cinco temas en la primera semana, pero si me quedo demasiado tiempo en el estudio y las ideas se agotan tengo que tomarme un tiempo y vivir la vida para contar con más municiones. Me refiero a municiones de escritura, claro.

Escribes sobre tus experiencias personales. En el tema «It’s Not Fair» lamentás la falta de eficiencia sexual de tu compañero. ¿Las personas sobre las que escribes saben que las letras son sobre ellas?

No. Todos los temas son sobre personas diferentes. Los temas sobre personas que no son buenas en la cama son sobre ex novios que son demasiado egocéntricos como para pensar que las letras podrían ser sobre ellos, de modo que supongo que tengo suerte en ese sentido.

¿Qué te haría feliz?

¿Qué me haría feliz? Supongo que enamorarme de alguien y que me propusiera matrimonio.

¿Eres feliz en este momento?

Me siento muy afortunada, pero algo confundida cuando pienso por qué todo esto me pasó a mí.

Fuente: Lily Allen: «La cultura de la fama es pésima»

2 Comentarios

  1. autenticamente la mejor!!

    diooos como me gustaria conocer a esta chicaa!!!!!!uf

    ResponderResponder
  2. me encanta, simplemente la amo
    es mi cantante favorita y nadie la va a reemplazar
    es que como ella hay muy pocas, okjalá todos fueran asi de sinceros, pero no lo son
    es por eso que me encanta

    ResponderResponder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.