El gigante japonés ha comprado la participación de BMG (Bertelsmann Music Group) en su discográfica conjunta, Sony BMG. Se trata del 50% de la empresa y ha sido valorado en 780 millones de euros.

Para algunos observadores, se trata de un precio excesivamente generoso en la presente coyuntura, aunque las Bolsas han reaccionado positivamente, registrando subidas tanto para las acciones de Sony como para las de Bertelsmann.

La nueva compañía se llamará Sony Music Entertainment y conservará bajo su paraguas sellos como Columbia, Epic, Jive, Arista, J, RCA o Legacy. Entre sus artistas están Shakira, Bruce Springsteen, Pearl Jam, Bob Dylan, Alicia Keys, Patti Smith, Christina Aguilera, Leonard Cohen o Justin Timberlake. El renovado objetivo de Sony es integrar su música en la oferta de hardware del gigante electrónico (las terminales de telefonía Ericsson o la PlayStation Network). En ello subyace la confianza en el valor del software musical, pese a su actual depreciación.

Pearl Jam es artista de Sony

 Pearl Jam es uno de los artistas exclusivos de Sony

Sony y BMG se juntaron como joint venture en 2004, constituyendo el segundo emporio discográfico del planeta, sólo superado por Universal. La fusión creó consternación en el negocio musical independiente, que veía aumentar el control de las grandes compañías; se intentó impedirlo en la UE, como un ataque a la libre competencia. Los cuatro años de unión han estado marcados por algunos conflictos en la cúpula directiva de la nueva empresa, que ha resistido razonablemente en una situación de crisis.

Sin embargo, Bertelsmann podría retomar la actividad musical por su cuenta. El acuerdo con Sony incluye la cesión de parte de su catálogo europeo -unos 200 artistas- a Bertelsmann, que se convertiría en una empresa de, según la jerga del momento, «gestión de derechos musicales». Esto parece ir en contra de la estrategia de la compañía alemana, que hace dos años vendió a Universal su editorial musical, BMG Songs (que no formaba parte del conglomerado Sony BMG). Según algunas fuentes, la exclusión de esos 200 artistas europeos sería una compensación por la discrepancia entre el precio que pedía BMG -1.040 millones de euros- y lo que Sony estaba dispuesta a pagar en un periodo de contracción del mercado.

En España, Sony BMG es compañía líder. Cuenta con La Oreja de Van Gogh, El Canto del Loco, Pereza, Estopa, Manolo García, Concha Buika, Chambao, Joaquín Sabina, Víctor Manuel, Ana Belén, Joan Manuel Serrat, Los Planetas o Javier Limón. Según Carlos López, director de la compañía, Bertelsmann se ha quedado con los catálogos de artistas como Mecano, Azúcar Moreno, La Guardia o Manolo Escobar, que seguirán siendo explotados por Sony. Y añade: «Es el modo de mantener una presencia simbólica en el negocio, para una posible vuelta».

Retorno que López considera improbable: «Bertelsmann quiere profundizar en el negocio de la televisión y en el de la educación. Ninguno cuenta con el obstáculo del pirateo consentido, esas empresas de telecomunicaciones que crecen ofreciendo una supuesta gratuidad de canciones y películas. Y todo con la complacencia de los gobiernos».

Fuente: Sony se queda con todo el pastel musical

2 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.