La industria musical en Ayacucho está creciendo más rápido que la espuma, y esto se refleja en que ahora hay mas salas de ensayo que hace unos cuantos meses, además de que la mayoría de pobladores ya tiene una banda donde tocar.

¿El que crezca las salas de ensayo y los locales (bares, conciertos, pubs) beneficiaría de alguna u otra manera a los mismos músicos? Cualquiera a simple vista podría decir que sí, pero ha surgido una problemática en muy corto tiempo, a pesar de que hayan ya locales donde las bandas puedan ofrecer su música, pues en la mayoría no son remunerados con el pretexto de que gracias a esos «locales» las bandas serán beneficiadas, cuando en realidad los más beneficiados son los locales ya que sus ganancias cada vez que hay tocadas son mucho mayores.

Por otro lado, ahora las salas de ensayo cobran cada vez más caro por sus cosas, surgiendo un problema para una banda que quiere ensayar y no cuenta con los instrumentos propios correspondientes.

¿Entonces? Hace unos cuantos días se propuso formar una «Asociación de músicos de Ayacucho», pero por la misma dejadez de algunos contrarios a ella se han dividido las opiniones sobre la creación de la asociación, y es que en parte es molestoso ver que una banda toca gratis en algún lado solo porque el vocalista quiere figurar, cuando en realidad no ven que perjudican al resto de sus compañeros.

Escribo esto en manera de reflexión, es cierto la industria crece, pero no para mal ni para bien, más bien ha creado conflicto y disputa en el medio. Las tabernas y demás, no remuneran a las bandas y las bandas no se hacen respetar, tomen conciencia muchachos, esto es arte no andamos pidiendo limosna a nadie, lo hacemos porque nos gusta e invertimos tiempo en la música, creo yo, que el derecho que llegamos a exigir es justo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.